Lugo Monumental apoya las restricciones pero insiste en cumplirlas todas


Restos del "botellón". Foto: El Progreso de Lugo

  • La vuelta atrás en el camino de la desescalada es consecuencia de la desidia en la vigilancia de fenómenos masivos como el llamado “botellón”.

  • Desdela Asociación se apoya que se lleven a cabo restricciones siempre que se indemnice a los locales perjudicados y se persigan las conductas antisociales que generan esta situación.

  • Una vez más la asociación recuerda que se hacen campañas de vigilancia a la hostelería y el comercio (que nos parecen estupendas) pero las administraciones no están haciendo nada contra el botellón.

Ante las nuevas restricciones anunciadas por la Xunta de Galicia la Asociación Lugo Monumental no varía su postura: los sacrificios que como sociedad hemos de hacer para atajar esta pandemia serán respetados, a pesar de dañar gravemente la economía de los pequeños negocios, a los que se deberá compensar mediante ayudas que palíen unas pérdidas que ponen en riesgo la supervivencia de muchos locales.


Una vez dicho lo anterior, desde Lugo Monumental denunciamos de nuevo la doble vara de medir que se está aplicando. Mientras a los locales de hostelería y al comercio se les somete a estrictas campañas de vigilancia, lo que nos parece fantástico para que todos cumplamos con nuestras obligaciones, se hace la vista gorda, aplicando una dejación de funciones intolerable con las reuniones sociales del “botellón”, donde no se respeta medida de seguridad alguna. Entendemos que la gran mayoría de la población está demostrando una responsabilidad a toda prueba, pero precisamente por eso es necesario evitar nuevos contagios por la irresponsabilidad de unos pocos.


La medida aprobada por la Xunta de Galicia de cerrar parques y playas por las noches no deja de ser una cuestión de estética hacia el público pero que no tiene el menor efecto sobre estas reuniones, ya que si no se celebran en un lugar se trasladan a otro ante la pasividad de las autoridades.


España está ya en una quinta ola provocada por la inconsciencia de algunos y la tolerancia de quienes deben velar por el cumplimiento de las normas. La campaña de vacunación y la edad de los nuevos pacientes hace que la presión hospitalaria sea menor, pero no se está haciendo nada para frenar la nueva expansión del virus salvo cargar contra quienes ya han sufrido las consecuencias económicas de esta pandemia.


La Asociación no descarta tomar medidas más drásticas para denunciar la situación actual si no se corrige inmediatamente esta dejadez, cuyo coste social y económico es inasumible tras año y medio de crisis sanitaria. No podemos seguir así, haciendo la vista gorda a los que según los expertos ya son los principales focos de contagio.

Entradas destacadas
Entradas recientes