Lugo Monumental facilita descuentos a sus asociados en detectores de billetes falsos



• Dada la proliferación en los últimos tiempos de este delito, la Asociación ha negociado con una empresa lucense un descuento en estos aparatos.

• Los detectores se adquieren a una empresa lucense, ya que se busca la promoción del comercio local.


Una de las finalidades de una Asociación como Lugo Monumental es la de lograr descuentos en servicios y bienes de uso común entre sus asociados. A los convenios bancarios firmados con distintas entidades, así como otro tipo de empresas, se une ahora una rebaja en las máquinas detectoras de billetes falsos.


Este problema, que últimamente se está dando en la ciudad de Lugo, es relevante ya que en caso de aceptarlo quien pierde el dinero es el establecimiento receptor.


¿Qué ha de hacer un local si recibe un billete falso?


En primer lugar es importante fijarse bien cuando se recibe un billete. Si hay sospechas de que sea falso lo mejor es rechazarlo, si bien es cierto que esto es complicado de hacer en la práctica, porque salvo que sea un caso muy flagrante no son sencillos de identificar y que en la práctica diaria sea más peliagudo detenerse a analizarlos uno a uno. De ahí la necesidad de contar con equipos detectores del estilo de los que se facilita a los asociados de Lugo Monumental.


En caso de que la sospecha sobre la falsedad del billete se produzca tras su recepción, hay que acudir a una entidad bancaria o a la Policía Nacional para hacer una denuncia. El billete se remitirá al Banco de España, cuyo Centro Nacional de Análisis lo revisará. Si es auténtico se nos devolverá el dinero, pero si no lo es el que lo ha recibido pierde el dinero.


Una medida de protección para los locales y los clientes:


Dotarse de medidas de seguridad para detectar billetes falsos es una medida importante para los locales, pero también para los clientes, ya que el billete falso que se recibe es fácil que, sin mala intención, se vuelva a distribuir como cambio a otro cliente. Es fundamental entender que esa “redistribución” sólo se puede dar si el establecimiento no actúa de mala fe y no ha detectado o sospechado la falsificación porque de lo contrario incurriría en una falta penal (si la suma es de menos de 400 euros) o incluso en un delito (si supera esa cifra).

Entradas destacadas
Entradas recientes